Conoce el impacto positivo a nivel físico y mental de hacer actividades al aire libre durante esta estación, además de algunos consejos para protegerte del sol y pasar un verano saludable.

Verano es la época del año que muchos peruanos esperan con ansías, pues la asocian a vacaciones, playa, piscina, paseos y viajes, dentro o fuera de la ciudad. Esta estación, además, es sinónimo de hacer deporte. Lo dicen las estadísticas: según un estudio elaborado por la Universidad de Lima, durante estos meses se incrementa la cantidad de personas que realizan actividades físicas.

Las lozas deportivas y la calle en general se asoman como los lugares donde la gente prefiere ejercitarse o hacer deporte. ¿Qué actividades pueden realizarse allí? Pues una “pichanga” con los amigos del barrio o del trabajo, un partido de vóley, salir a montar bicicleta o simplemente trotar.

Las actividades al aire libre son positivas, pues tienen muchos beneficios para nuestra salud, sobre todo en verano. Sin embargo, al vivir en el país que recibe la radiación solar más alta del planeta, debemos tomar ciertos cuidados para proteger el cuerpo de los posibles efectos negativos de los rayos ultravioleta. Neutralizado ese factor climático, el impacto es sumamente provechoso, más allá de hacer ejercicios para bajar de peso

Beneficios por todos lados

Mantener el cuerpo en actividad física es positivo. No importa el momento ni la época del año. Realizar cualquier rutina de ejercicios sumará al objetivo de conseguir un estado físico ideal, que aleje enfermedades o cualquier tipo de daño al organismo. Pero hacerlo en verano y al aire libre tiene aún más ventajas.

Por ejemplo, el running es una de las actividades físicas que más estimula la liberación de endorfinas, las llamadas “hormonas de la felicidad”. Estas, además de ser las responsables de darte una sensación de alegría, previenen dolores y reducen los niveles de estrés en el cuerpo.

Al mismo tiempo, ejercitarse fuera de un ambiente cerrado, sobre todo en verano, hace que el organismo se exponga a la vitamina D proveniente del sol, lo que aumenta en gran porcentaje los niveles de energía. Pero tampoco debe exagerarse: los rayos ultravioletas también generan males, en algunos casos muy fuertes.

Los ejercicios sobre la arena, según el Colegio Profesional de Fisioterapeutas de Madrid, tienen más impacto en el cuerpo que realizarlos sobre cualquier otra superficie. Esta se amolda a los pies, lo que previene lesiones en huesos del pie y ligamentos.

Por otro lado, practicar actividades al aire libre en grupo tiene, además, beneficios positivos, sobre todo a nivel mental. Según Erika Villaécija, psicóloga y coach deportiva mexicana, ejercitarse junto a otras personas “nos ayuda a potenciar el sentimiento de pertenencia, respeto y comprensión, y todo ello se engloba para que nuestra autoestima sea mayor”.

Siempre con cuidado

El deporte y salud siempre van de la mano. Hacer actividad física deriva en un estado del cuerpo óptimo. Hay ejercicios para bajar de peso como el running, una de las tantas actividades al aire libre que puedes realizar en esta temporada, que se presta para ser una rutina diaria durante el verano. Pero hay que estar alertas a ciertas condicionantes que pueden afectar el entrenamiento y a tu salud.

La exposición al sol, así como proporciona vitamina D, que ayuda a absorber el calcio y previene enfermedades como la osteoporosis, también puede ser muy perjudicial si se realiza en exceso. La aparición de arrugas o manchas en la piel son las primeras muestras que los rayos ultravioletas afectan el cutis.

Pero los males se pueden agravar hasta llegar a daños irreversibles en los ojos como cataratas o cáncer a la piel, en muchos casos difícil de tratar y que, según la Organización Mundial de la Salud, afecta en nuestro país a 3 de cada 100,000 peruanos.

Los niveles de deshidratación también suelen ser altos en verano, sobre todo en ciudades como Lima, donde las temperaturas bordean los 30°C. Recuerda que el cuerpo está compuesto básicamente de agua, por lo que se hace necesario beber este líquido constantemente todos los días.

La falta de agua en nuestros cuerpos se manifiesta de muchas maneras. Walter Hidalgo, coordinador de Medicina Interna en la Clínica Delgado, explicó al diario El Comercio que las primeras muestras son fatiga, cansancio excesivo, sed, calambres musculares y hasta mareos o vómitos.

Entonces, ¿qué hacer?

Hay diferentes formas para evitar que las actividades al aire libre sean contraproducentes por las diferentes condiciones climáticas que ofrece el verano. Por esa razón, existen algunas medidas que debes tomar para disfrutar de un verano saludable.

¿Cómo hacer ejercicio en verano sin perjudicarte en el intento? La Organización Mundial de la Salud (OMS) brinda estos consejos indispensables:

  • Evita la exposición al sol entre las 10 am y las 4 pm, horas donde los rayos ultravioletas son más intensos.
  • Toma en cuenta el índice de rayos ultravioletas del día. Si es muy alto, es mejor ejercitarse en casa o el gimnasio.
  • Aprovecha las sombras. Sin embargo, toma en cuenta que los toldos o árboles no protegen el cuerpo al 100 %.
  • Utiliza prendas u objetos que protejan al cuerpo de los rayos ultravioletas, como gorros, sombreros o lentes.
  • El uso de bloqueador solar es indispensable. Estos deben tener un factor de protección mayor a 30.
  • Beber agua cada 15 minutos para mantenerse hidratado en todo momento.

Cumplido estos consejos, la OMS recomienda realizar un mínimo de 150 minutos semanales de actividad física para tener un buen estado de salud. Esta cantidad de tiempo no varía en verano, aunque en esta época del año hay que tomar mayores cuidados para evitar que el sol afecte nuestros cuerpos.

Más allá de eso, las actividades al aire libre tienen un impacto positivo a nivel mental y físico. Y una forma de complementarlas es tomando bebidas que regeneren los músculos del desgaste que genera el deporte. Beber PRO te ayudará en ese objetivo. Y con todas esas medidas, puedes disfrutar de un verano saludable y #AlcanzarTuNivelPRO.